Hipertensión Arterial

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial que se sucede en el paciente de forma crónica. Al momento de medir la tensión arterial debemos prestar atención a dos tipos distintos de componentes como lo son la tensión sistólica, el número más alto, que es la tensión del corazón cuando bombea y la tensión diastólica, el número más bajo, que es la presión de los vasos sanguíneos. Cuando se mide la presión arterial y esta da entre 140/90 a 159/99 mmHg se habla de que existe una hipertensión en sus inicios con lo cual hay que realizar un tratamiento ya que de lo contrario podría derivar en varios tipos de patologías cardíacas.

¿Cúales son las causas de la hipertensión arterial?
Existen muchos factores que son capaces de afectar la presión arterial como por ejemplo la cantidad de sal que se consume en los alimentos y que se retiene en el cuerpo así como también la cantidad de agua; el propio estado de los riñones, el sistema nervioso y los niveles hormonales que tiene el paciente.

Generalmente la hipertensión arterial aparece con el paso de los años ya que los vasos sanguíneos se hacen cada vez más rígidos con el paso de la edad, con lo cual, la presión arterial se eleva.
También existen otras causas que pueden hacer que aparezca hipertensión arterial como lo son enfermedades renales crónicas hiperparatiroidismo, estrechamiento de una arteria o consumo de un medicamento para la migraña, para adelgazar, o para el resfriado. En estos casos se le llama hipertensión secundaria porque es causada por la toma de otros medicamentos.
Si bebe demasiado alcohol, consume demasiada sal, tiene antecedentes en su familia de problemas cardiovasculares, diabetes, si fuma, tiene obesidad o vive con estrés o ansiedad tendrá más probabilidades de sufrir hipertensión arterial.

¿Cuando es conveniente visitar a un especialista?
En general, la hipertensión como tal no genera ningún tipo de síntoma en un inicio, con lo cual se suele detectar al momento de asistir a un chequeo general con un médico. Sin embargo, existe la hipertensión maligna que sí genera síntomas como por ejemplo dolores de cabeza muy fuertes, sangrado nasal, confusión, náuseas o vómitos. En estos casos será necesario acudir a un especialista de cardiología que pueda diagnosticar si sufre o no de hipertensión arterial.

Para ello con un tensiómetro se le hará la lectura propia de la presión arterial para obtener los datos concretos. Además, se llevará a cabo un examen físico. Si lo considera necesario, el especialista podría enviar otro tipo de pruebas complementarias como ecocardiografía, análisis de orinas, ecografía de los riñones y análisis de los niveles de colesterol.

Posibles tratamientos para la Hipertensión Arterial
En el momento en que se detecta algún tipo de cambio y de hipertensión arterial, entonces el médico aplicará un tratamiento que puede ir variando de acuerdo a la fase en la que se encuentre el paciente.

Si se trata de una prehipertensión entonces se le pedirá un cambio en el estilo de vida, principalmente en las comidas bebiendo mucho agua, dejando de fumar, evitando la sal, etc.

Cuando los niveles de hipertensión arterial son más altos, entonces, se aplicarán medicamentos para tratarlos. La posología es completamente individual y dependerá del perfil de cada paciente.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información