Inseminación Artificial

La inseminación artificial es básicamente colocar dentro del útero los espermatozoides que se preparan previamente en un laboratorio con una muestra. Son muchos los casos en los cuales se puede acudir a una inseminación artificial, desde dificultades en el semen del propio hombre hasta la decisión de ser madre soltera y acudir a un banco de espermas.


Antes de la inseminación artificial

Previo a la inseminación artificial hace falta realizar algunas pruebas complementarias para conocer el real estado de salud de la paciente y de su pareja si fuera el caso, y así llegar realmente a la raíz del problema. En el área de la reproducción asistida existen distintos tipos de técnicas que ayudan a que una mujer quede embarazada, por eso, es bueno siempre comprobar que se está haciendo el procedimiento adecuado, información que brindarán las pruebas complementarias que solicite el médico antes de la inseminación artificial.

Procedimiento

El procedimiento tiene distintas etapas. En primer lugar, se lleva a la estimulación de los ovarios con hormonas que generalmente se le suministran a la paciente por vía oral. Esto hará que se produzcan distintos tipos de folículos. Al poco tiempo, se controla el estado de los mismos a través de ecografías. Cuando se tienen la cantidad de folículos adecuadas, se le administra otra hormona para que provoque la liberación del óvulo.

En el momento en que se vaya  a realizar la inseminación artificial, ese mismo día, la pareja debe entregar una muestra de semen. En el laboratorio se hará la selección de los espermatozoides más aptos para la fecundación y se coloca la muestra en una cánula que se introduce posteriormente dentro del útero.

Clasificación

Existen dos tipos claros de inseminación artificial aunque sus procesos son exactamente los mismo.

-Cuando los espermatozoides pertenecen a la pareja, se dice que se hace una Inseminación Artificial Conyugal.

-Cuando los espermatozoides son de una persona desconocida, se le llama Inseminación Artificial de Donante.


¿Para qué sirve una inseminación artificial?

La inseminación artificial está pensada para aquellos casos en los que se ve que los espermatozoides tienen dificultades para llegar al útero ya sea porque son de mala calidad, por impotencia u otro tipo de patologías. También se puede llevar a cabo cuando existan alteraciones anatómicas del cuello del útero, esterilidad de origen desconocido o disfunciones ovulatorias.

En el caso de que no se tenga una pareja, también se utiliza la inseminación artificial para quedar embarazada del esperma de un donante anónimo.

En SmartSalus ofrecemos una gran amplia de servicios médicos de asistencia sanitaria asequibles y de gran calidad. Ante cualquier duda sobre estos servicios puede ponerse en contacto con nosotros a través del formulario web, por correo electrónico a info@smartsalus.com o por teléfono al 900 90 70 59.

Conoce cuánto cuesta y el precio real de una inseminación artificial en tu ciudad

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información