Fiebre en niños

La fiebre es el método de defensa que tiene el cuerpo de combatir cualquier tipo de infecciones (víricas o bacterianas) o anormalidad que se presente en el cuerpo del niño. Es fundamental resaltar que la fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma de un problema subyacente.

Cuando se padece de fiebre hay un aumento de la temperatura corporal. La temperatura normal del cuerpo humano se sitúa entre los 36 y 37º C, que es la medida de la axila. Por lo tanto se considera fiebre cuando la temperatura axilar supera los 38ºC.

La temperatura de nuestro cuerpo es controlada y regulada por un termorregulador que se encuentra en el cerebro y se conoce con el nombre de hipotálamo. Su función es indicar y adecuar la temperatura de nuestro cuerpo en cada situación, comparándose muchas veces con la función de un “termostato”. La temperatura a lo largo del día, nunca es igual, sobre todo en los niños que pasan la mayor parte del día en estado activo, corriendo, jugando y estableciendo diversos tipos de actividades físicas.

¿Cuáles son las causas de la fiebre?
La fiebre es una respuesta a una infección, enfermedad o algún inconveniente que esté padeciendo o incubando el niño, algunas de las causas que la provocan pueden ser una infección producida o que esté incubándose. La presencia de fiebre es una señal de que la enfermedad que se tiene es infecciosa. Cuando se tiene una infección el cuerpo humano activa los ayudantes de defensa que tiene, y es la fiebre que ayuda al cuerpo a combatir el problema.
También puede aparecer cuando hay un exceso de ropa en los niños pequeños o recién nacidos que hacen que el cuerpo suba de temperatura al sentirse demasiado acalorados. Esto sucede ya que no saben controlar la temperatura de su cuerpo.
Otra de las causas puede ser al momento de recibir una vacuna, que es un elemento químico el cual el cuerpo no está acostumbrado y por lo tanto puede presentar distintos tipos de cuadros febriles.

¿Cuándo es conveniente visitar a un especialista?
En el momento en que un niño sufre de fiebre con altas temperaturas es recomendable visitar a un especialista de inmediato. Si la fiebre es de pocos grados pero perdura en el tiempo también debe consultarse con un pediatra, ya que esta puede ser un síntoma frente a otro tipo de patología que se esté sufriendo.
Para ello, el pediatra hará los estudios adecuados con el fin de conocer el motivo de la fiebre y si se debe a algo puntal o hay otra causa detrás

Posibles tratamientos de la Fiebre en niños.

Los tratamientos de la fiebre dependerán de las patologías que tenga el niño. No se recomienda una constante automedicación con paracetamol o ibuprofeno si no se recurre a un pediatra que lo autorice.
Los baños para bajar la temperatura del cuerpo así como los paños de agua fría en la frente son de las prácticas más recomendadas para hacer en casa.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información