Encefalitis por garrapatas

La encefalitis transmitida por garrapatas es una forma de meningitis y supone en ocasiones la inflamación de la médula espinal y se activa por el virus TBE. El patógeno se transmite por las garrapatas a los seres humanos, la enfermedad se presenta principalmente en los meses de verano. A riesgo de infección existe sólo en áreas donde las garrapatas están infectados por el virus de TBE.

¿Qué es el TBE?


La encefalitis transmitida por garrapatas (TBE) es una forma de meningitis. Se transmite principalmente por garrapatas, pero a veces también es causada por los mosquitos y jejenes.

El virus TBE es uno de los flavivirus más perjudiciales como el virus de la fiebre dengue, la encefalitis japonesa o la fiebre amarilla. En contraste con estas enfermedades tropicales, el TBE aparece con frecuencia en las inmediaciones del continente europeo. Esto significa que la enfermedad no es sólo transmitida desde el exterior, sino que es frecuente encontrarla en nuestros bosques. La transmisión del virus a los seres humanos se produce por la saliva de garrapatas chupadoras de sangre.

Las garrapatas mismas están infectados por los animales salvajes en el bosque, que a su vez llevan a menudo el virus, pero sin sufrir de TBE. Estos animales representan una importante fuente de alimento para las garrapatas por lo que se infectan con facilidad. Las garrapatas se convierten entonces en portadoras del virus de por vida y pueden transmitir el patógeno a sus víctimas como los seres humanos. La infección entre humanos no es posible.

¿Cuáles son los síntomas?


Por lo general aparecen aproximadamente unos diez días después de la mordedura por garrapata. Muchos pacientes se quejan del malestar general, fiebre, dolor de cabeza y dolores en el cuerpo. Ocasionalmente también del dolor abdominal. Es frecuente que no se perciba la picadura de la garrapata, por lo que resulta más complicado detectar la enfermedad.

Después de esta fase inicial de la enfermedad, la fiebre disminuye. Entre un 10-30% por ciento de los pacientes presentan síntomas después de aproximadamente 20 días de la primera fase. Entonces la fiebre sube de nuevo y se acompaña de síntomas neurológicos como la alteración de la conciencia y la parálisis. La causa es aproximadamente en la mitad de los pacientes un caso de meningitis puro. En aproximadamente el 40% de los casos, la inflamación se extiende al propio cerebro. En alrededor de un 10% de los pacientes, la enfermedad sigue su curso más pesado. Además de las meninges y el cerebro también puede llegar a extenderse a la columna vertebral inflamada. En muy raras ocasiones, la inflamación se limita a sólo a la médula espinal o sólo en las raíces nerviosas que se originan en la médula espinal (radiculitis).

Sólo en la segunda etapa de la enfermedad, la encefalitis transmitida por garrapatas puede ser reconocido como tal y ser detectado por las pruebas de laboratorio (sangre, líquido cefalorraquídeo).
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información