Autismo

Se trata de un trastorno del desarrollo neurológico que afecta gravemente a la capacidad del niño para comunicarse e interactuar con los demás. También incluye repetitivos comportamientos, intereses y actividades fuera de lo habitual. Estos problemas provocan un deterioro significativo en áreas sociales, ocupacionales y de otra índole.

El número de niños diagnosticados con trastorno del espectro autista va en aumento. No está claro si esto se debe a una mejor detección y reporte, a un aumento real en el número de casos, o ambos.

Si bien no existe una cura para el autismo, el tratamiento temprano intensivo puede hacer una gran diferencia en las vidas de muchos niños.

¿Posibles causas del Autismo?


Esta enfermedad no tiene una causa única conocida. Dada la complejidad de la enfermedad, y el hecho de que los síntomas y la gravedad varían, hay probablemente muchas causas. Tanto la genética como el medio ambiente pueden jugar un papel importante en el desarrollo de esta patología.

¿Cómo es el comportamiento de los autistas?


El autismo produce impactos en la forma en que el niño percibe y socializa con otros, causando problemas en áreas cruciales del desarrollo como la interacción social, la comunicación y el comportamiento.

En cuanto a los obstáculos para establecer relaciones sociales descubrimos que el autista no responde a su nombre, se resiste abrazos y parece preferir jugar solo, es decir, se refugia en su propio mundo. El autista tiene contacto visual pobre y carece de la expresión facial, no habla con frecuencia y puede hasta llegar a perder la capacidad de decir palabras o frases. Tiene dificultades para mantener una conversación más allá de una frase y habla con un ritmo anormal, son algunos de los ejemplos de este trastorno.

A medida que maduran, algunos niños se comprometen más con los demás y muestran menos trastornos en el comportamiento. Algunos, por lo general los que tienen problemas menos graves, con el tiempo puede llevar una vida normal o casi normal. Otros, sin embargo, siguen teniendo dificultades con el lenguaje o habilidades sociales, y los años de la adolescencia pueden traer problemas de conducta más graves.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información