Ambliopia u Ojo Vago

La ambliopía o el ojo vago es una afección que disminuye la visión y resulta del desarrollo visual anormal durante la lactancia y la primera infancia. Aunque esta dolencia suele afectar a un solo ojo, también puede afectar a los dos ojos. El ojo perezoso es la principal causa de disminución de la visión en los niños. Si no se trata, la pérdida de visión puede variar de leve a grave.

El ojo vago se desarrolla si las vías nerviosas entre el cerebro y el ojo no son estimuladas adecuadamente. Como resultado, el cerebro favorece a uno de los ojos, por lo general debido a la mala visión en el otro ojo. El ojo más débil tiende a perder nitidez. Con el tiempo, el cerebro puede ignorar las señales recibidas desde este ojo debilitado.

Por lo general, los médicos pueden corregir el ojo perezoso con parches en los ojos, gotas, anteojos o gafas. En los casos más graves puede llegar a necesitar tratamiento quirúrgico.

¿Cuándo visitar al especialista?


Los médicos de atención primaria a menudo verifican la visión como parte de la rutina de chequeos de rutina para niños, especialmente si hay antecedentes familiares de estrabismo, cataratas infantiles u otros trastornos oculares. Si nota que el ojo de su hijo puede estar debilitándose en cualquier momento más allá de las primeras semanas de vida, consulte al médico de su hijo.

Dependiendo de las circunstancias, el médico puede derivar a su hijo a un especialista en enfermedades oculares como el oftalmólogo u optometrista.

Para todos los niños, se recomienda un examen completo de los ojos entre las edades de 3 y 5.

¿Posibles tratamientos del Ojo vago?

Lo ideal es que el tratamiento del ojo vago comience en la primera infancia, cuando las complicadas conexiones entre el ojo y el cerebro se están formando. Dependiendo de la causa y el grado en el que la visión de su hijo se vea afectada, las opciones de tratamiento pueden incluir:

Lentes correctivas.
Si padece alguna condición como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, puede que esta condición esté contribuyendo al ojo vago. En tal caso su médico probablemente le recetará gafas correctoras o lentes de contacto.

Parches en los ojos. Para estimular el ojo más débil, su hijo puede usar un parche ocular sobre el ojo más fuerte. La mayoría de los niños mayores de 4 años de edad se beneficiarán de usar el parche tres a seis horas al día. Esto ayuda a la parte del cerebro que maneja la visión a desarrollarse completamente.

Gotas para los ojos. Una o dos gotas diarias por semana puede disminuir temporalmente la visión en el ojo más fuerte. Esto animará a su hijo a usar su ojo más débil y puede ser una buena alternativa a usar un parche. Las gotas pueden no funcionan tan bien cuando el ojo más fuerte es miope.


Cirugía.
Si los ojos de su niño se cruzan o se mueven desalineados, el médico puede recomendar la reparación quirúrgica de los músculos del ojo. Su hijo también puede necesitar cirugía si él o ella tiene los párpados caídos o cataratas.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información