Síndrome de Asperger

Se trata de un trastorno del desarrollo autista que se asocia entre otras cosas con una empatía limitada, falta de habilidades sociales e intereses especiales a menudo inusuales. En cuanto al desarrollo del lenguaje y la inteligencia de las personas con síndrome de Asperger, no existe ninguna alteración. La mayor parte de los afectados por esta enfermedad son varones.

¿En qué consiste el Síndrome de Asperger?


Hay varias formas de trastorno generalizado del desarrollo de Autismo y el Síndrome de Asperger es uno de ellos. Las personas afectadas muestran comportamientos estereotipados y con problemas de habilidades sociales. El desarrollo del lenguaje y la inteligencia son normales en personas con síndrome de Asperger generalmente. Esta es una diferencia importante con el autismo infantil o con otra forma de trastorno autista. El síndrome de Asperger es también a menudo muy específico, algunos intereses inusuales, habilidades y desarrollo de conocimientos en ciertas áreas de conocimiento.

¿Cuáles son los síntomas del Sindrome de Asperger?


Los síntomas del síndrome de Asperger en niños se manifiestan generalmente después de la edad de tres años. Los niños afectados carecen de empatía, en el contacto social tienen algunas limitaciones: es posible que tenga dificultades al empatizar con los pensamientos y sentimientos de los que les rodean, puede resultar difícil encontrar a otras personas y situaciones sociales cómodas y no tienen ningún sentido del espacio personal. Los niños con síndrome de Asperger a menudo no saben cómo pueden ganar amistades y se muestran reservados. Además, tienen problemas con la comunicación no verbal (contacto visual, gestos, expresiones faciales).

Esta enfermedad en niños se asocia generalmente con un inicio temprano del desarrollo del lenguaje. El resultado es generalmente un lenguaje gramaticalmente correcto y sofisticado en la elección de palabras. Sin embargo, los niños, cuando quieren hablar sobre temas en los que están interesados ​​no se adaptan al oyente. Las propias intenciones y deseos a menudo se aplican implacable y obsesivamente.

Las personas con síndrome de Asperger suelen tener buen promedio intelectual o incluso estar por encima. Por lo general, se desarrollan intereses muy específicos en un área de práctica relevante. Los niños con síndrome de Asperger a menudo centran su interés especial y es difícil de motivar en otras cosas, a pesar de esta inteligencia su rendimiento académico suele verse afectado. Además, puede distraerse fácilmente con sus propias ideas e impulsos.

El síndrome de Asperger en niños también se caracteriza por la tendencia a las rabietas masivas en vista de las críticas, las restricciones o los requisitos.

En cuanto a los niños de motor con autismo de Asperger a menudo torpe, a menudo se pueden observar diferentes especificidades sensoriales, es decir, aumento o disgustos en relación con la percepción del sabor y el olor, así como aversión a ciertas sensaciones del tacto.

Las personas con síndrome de Asperger también pueden desarrollar otras enfermedades o trastornos, sobre todo en tiempos de crisis, como la pubertad, el nacimiento o la muerte en el hogar de algún familiar. Comúnmente se trata del TDAH, trastornos de la función motora, síntomas obsesivos, trastornos del estado de ánimo (tales como depresión, ansiedad), trastornos de la personalidad, comportamiento agresivo y trastornos del sueño.

¿Cuáles son las causas del Sindrome de Asperger  y sus factores de riesgo?


La causa exacta del síndrome de Asperger es aún desconocida. Los expertos sugieren que la interacción de varios factores es relevante en el desarrollo del síndrome de Asperger.

Los factores genéticos juegan un importante papel. Según los últimos estudios existen de cuatro a diez genes implicados en el desarrollo de los trastornos autistas como el síndrome de Asperger. Además, algunas enfermedades genéticas pueden tener trastornos del espectro autista como el síndrome de Williams y la fenilcetonuria no tratada (un trastorno metabólico).

Las infecciones durante el embarazo (como la rubéola) son sospechosas de favorecer el desarrollo de los trastornos autistas, como el síndrome de Asperger. Además, algunas anormalidades neurológicas y bioquímicas parecen jugar un papel también, como las irregularidades en las corrientes eléctricas cerebrales y las variaciones en la estructura de las regiones del cerebro que son importantes para el comportamiento social y el lenguaje.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información