Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta principalmente el movimiento del paciente. A menudo comienza con un pequeño temblor en la mano o con una rigidez muscular que empeora con el tiempo. No existe una prueba para diagnosticar el Parkinson, por lo que en ocasiones tarda en determinarse el carácter de esta enfermedad. Es una patología que afecta de manera más acusada a los hombres que a las mujeres y por lo general aparece en personas mayores de 50 años.

Los pacientes de Parkinson a menudo tienen dificultad para caminar y hablar. Los síntomas incluyen lentitud de movimiento, pérdida de equilibrio y dificultad para hablar. Con la enfermedad de Parkinson es posible que la capacidad para realizar movimientos inconscientes disminuya, incluyendo parpadear, sonreír o mover los brazos al caminar. Los síntomas a menudo son peores en un lado del cuerpo que en el otro.

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?


Su cuerpo utiliza una sustancia química llamada dopamina para controlar el movimiento. La dopamina es producida por las neuronas en el cerebro que comienzan a morir con la enfermedad de Parkinson. Esta reducción en el número de células vivas, supone un déficit de dopamina que causa problemas de movimiento.

Los científicos no saben qué causa exactamente el deterioro de estas células, pero creen que es una combinación de motivos genéticos y causas ambientales. Alrededor del 15% al 25% de los pacientes de Parkinson tienen un familiar con la enfermedad.

¿Posibles tratamientos de la enfermedad de Parkinson?


No hay cura para la enfermedad de Parkinson pero los médicos pueden ayudar a los pacientes a lidiar con los síntomas.

Medicación: Un medicamento llamado Levodopa se prescribe a los pacientes para ayudar a su cerebro a producir más dopamina. A menudo se prescribe con Carbidopa, que ayuda a llevar la Levodopa en el cerebro.

Terapias alternativas: La Food and Drug Administration ha aprobado la estimulación cerebral profunda, que también se utiliza para tratar la depresión, para reducir los síntomas en los pacientes con Parkinson. Los electrodos son implantados en el cerebro y se conectan a un pequeño dispositivo que emite pulsos programados para ayudar a controlar el movimiento. Otros pacientes prefieren terapias menos invasivas como el tai chi.

Cirugía: Un estudio reciente realizado en la Universidad de Harvard encontró que los pacientes con Parkinson mejoraron después de haberse trasplantado tejido de células fetales de dopamina en el cerebro. Los pacientes con síntomas graves experimentaron un 50% menos de síntomas en los años posteriores a la cirugía. Las personas que habían estado tomando medicamentos para controlar su enfermedad de Parkinson, sin embargo encontraron que el medicamento no fue tan efectivo después de la cirugía.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información