Obesidad infantil

La obesidad infantil es un tipo de enfermedad que aparece cuando el niño tiene una acumulación de grasa en su cuerpo en donde el Índice de Masa Corporal supera el número 30, caso en el que se deja de hablar de sobrepeso para hablar realmente de obesidad infantil. Una dieta con muchas calorías suele ser la culpable de ello aunque dependiendo el caso existen otro tipo de factores que pueden ser los culpables de la obesidad infantil.
 
¿Cuáles son las causas de la obesidad en la infancia?

La causa principal de la obesidad infantil es una mala alimentación entre la cantidad de calorías que se consumen y las que se gastan a diario. El tipo de alimentos que a los niños les suele gustar consumir son abundantes en grasas y azúcares lo que hace que efectivamente, sean en gran importancia los culpables de este sobrepeso. Sin embargo, también lo es la falta de actividad física.
Existen también causas genéticas que llevan a que el niño esté expuesto a tener una obesidad por el contexto de su físico ya sea porque uno de sus padres es o ha sido obeso. Aún así, hay que acompañar esta parte genética con unos hábitos de vida para que sea efectiva.

¿Cuando es conveniente visitar a un especialista?

En el momento en que se note que el niño está teniendo un sobrepeso se debe consultar con un especialista médico pediatra, el cual seguramente derive a un nutricionista infantil con el fin de ayudar a crear una nueva rutina de alimentación. Si se deja pasar mucho tiempo al respecto, esto puede tener consecuencias físicas en el niño haciendo que haya problemas en el futuro en su piel, en sus huesos y que se pueda originar incluso el estreñimiento infantil.

Cuando el niño se va haciendo mayor y nota esta imagen de si mismo, puede haber efecto psicológicos que lo afecten y que se conviertan en otro tipo de trastornos alimenticios como lo son la bulimia o la anorexia.

Es por ello que el especialista actuará en consecuencia para no llegar a estos puntos.

Posibles tratamientos de la Neumonía.

Una vez que se ha determinado que se sufre de obesidad, se debe crear una combinación de tratamientos para hacer que el niño vuelva a tener un estado físico saludable. Para ello, en primer lugar se le solicita a los padres o al tutor que aumente su actividad física realizando ejercicio o deportes que sean de su interés evitando así que pase el menor tiempo posible de forma sedentaria. Una media de 60 minutos al día mostrará un cambio importante en todos sus aspectos.

Por otro lado, esta actividad debe ir acompañada con una dieta equilibrada y nutricional, en la que no sólo se le darán pautas sobre los hábitos alimenticios que debe tener sino que también se trata de una re-educación nutricional con el fin de poder cambiar algunas conductos al respecto.

En la mayoría de los casos, estas terapias incluyen al entorno familiar ya que es un sostén fundamental para lograr el objetivo.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información