Neuralgia

 Se trata del dolor en la distribución de un nervio o de varios, como en la neuralgia intercostal, la neuralgia del trigémino o la neuralgia del glosofaríngeo. Su sistema nervioso está formado por dos partes anatómicas. El sistema nervioso central, formado por el cerebro y la médula espinal que actúa como la estación central de procesamiento de señales nerviosas. El sistema nervioso periférico transmite la información sensorial entre los músculos, tejidos y nervios en el resto del cuerpo al cerebro.

¿Cuáles son los síntomas de la neuralgia?


Los síntomas de la neuralgia incluyen quemaduras, sensaciones de alfileres y agujas y sensaciones de tipo shock eléctricos, pero también pueden incluir entumecimiento o falta de sensibilidad en la zona afectada. El dolor puede ser tan severo que llegue rozar al lado de la zona puede producir malestar.

Los síntomas comunes de la neuralgia son diversos y pueden incluir desde sensación de ardor, falta de transpiración, debilidad muscular, entumecimiento, hasta parálisis o incapacidad para mover una parte del cuerpo, pinchazos, sensación de hormigueo, sensibilidad...

¿Qué causa la neuralgia?


Las causas de la neuralgia son tan diversos como el propio sistema nervioso. Un origen común de la neuralgia es el sistema nervioso periférico, el cual transmite las señales sensoriales del resto del cuerpo para el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal). La neuralgia puede provenir de enfermedades autoinmunes, como el lupus o el síndrome de Guillain-Barré, o de una infección con virus tales como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o el virus de Epstein-Barr.

El virus de la varicela-zoster que causa la varicela puede, mucho más tarde, producir condiciones dolorosas de los nervios como el herpes y la neuralgia postherpética. La culebrilla es un brote de ampollas dolorosas en su cuerpo, a veces acompañados por fiebre, dolores y molestias, y malestar general y letargo. La neuralgia postherpética (dolor persistente) puede ocurrir en las zonas afectadas mucho después de la erupción se ha ido.

¿Cómo se trata la neuralgia?


El tratamiento de la neuralgia comienza con la búsqueda de atención médica de su proveedor de atención médica. La causa, la duración y severidad de su neuralgia determinarán el tratamiento adecuado. Los objetivos del tratamiento son controlar el dolor y para tratar la enfermedad subyacente, si es posible. Las terapias incluyen medicamentos, cirugía e inyecciones de anestésicos locales, así como tratamientos complementarios como la biorretroalimentación, la acupuntura y el masaje.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información