Podología en Madrid

La podología es la especialidad de la medicina que se encarga de revisar, diagnosticar y tratar todas las alteraciones que provienen del pie y del tobillo del paciente. Existen distintas áreas dentro de la podología que se diferencian de acuerdo a sus tratamientos, por ejemplo, la Podología Deportiva es aquella que tiene como función el tratamiento de lesiones por actividades deportivas, la Podología Geriátrica, realiza tratamientos en pacientes de la tercera edad mientras que la Ortopodología se encarga de las prótesis y otro tipo de aparatología para mejorar y corregir todo lo que tiene que ver con el pie del paciente. En cuanto a la Biomecánica permite estudiar la dinámica del pie a través de estudios con sensores mientras que la Quiropodología se encarga de quitar todas las durezas, callosidades y úlceras que surgen en el pie del paciente. También existen la Cirugía Podológica y la Podología Reumática para los problemas de reuma en el pie.

Todas estas especialidades son llevadas adelante por un podólogo el cual, a través de distintas pruebas puede detectar cuál es la patología que el paciente está sufriendo y si fuera necesario derivarlo a otro especialista de podología más específico. Durante la consulta con un podólogo, este solicitará un tratamiento de higiene de todas las afecciones del pie en general para poder trabajar sin inconvenientes y para que no haya complicaciones a futuro. Este tipo de higiene es fundamental para las personas que sufren de diabetes.


Con pruebas diagnósticas complementarias como lo es la prueba de biomecánica de la marcha es posible registrar la presión de la planta del pie y detectar si es necesario el uso o no de plantillas especiales para que el paciente tenga una pisada mucho más correcta y que no afecte a otras zonas de su cuerpo como puede ser la espalda, la columna o incluso dar dolores de migraña entre otras consecuencias diversas.

Algunos de los posibles tratamientos que un podólogo puede aplicar son por ejemplo la eliminación de papiloma o la infiltración podológica en aquellos casos que haya dolencias en el pie como puede ser que se sufra de tendinitis, síndrome del túnel de tarso, bursitis entre otras.

Las visitas al podólogos deberían hacerse al menos una vez al año para realizar una higiene general aunque si hace actividad deportiva, sufre de alguna patología como diabetes o se le ha detectado alguna anomalía particular en el pie, las visitas al podólogo deben realizarse con mayor frecuencia y seguir todas sus indicaciones para hacer que el tratamiento tenga un mejor efecto y los resultados se puedan ver a largo plazo.


En SmartSalus hemos seleccionado distintos tipos de planes de podología en las mejores clínicas de Madrid para que puedas escoger el que más se adapte a tus necesidades. Recuerda que todos nuestros planes son sin listas de espera.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información