Esofagitis

¿Qué es la esofagitis?La esofagitis es una dolencia referida a una inflamación, una irritación o una hinchazón de los tejidos del esófago, o sea, del tubo que conecta la garganta con el estómago. Esta enfermedad presenta algunas variaciones dependiendo de la causa, así que los tratamientos también serán diferentes. Entre sus variantes encontramos esofagitis por reflujo, eosinofilica, inducida por medicamentos o infecciosa.

¿Cuáles son las posibles causas?

Lo habitual es que la causa de la inflamación provenga del líquido del reflujo astroesofágico, que es el que contiene el ácido que se extiende desde el estómago hacia el esófago. También un trastorno autoinmunitario puede provocar esta dolencia, como la esofagitis eosinofilica.
Existen varias enfermedades que favorecen la aparición de esta enfermedad como la enfermedad por reflujo gastroesofágico, que causa una debilidad en el esfínter, el músculo que permite que el estómago se mantenga cerrado.
La aparición continuada de vómitos durante un tiempo prolongado puede también dañar el esófago hasta la inflamación. Esto puede derivar en una hernia hiatal o en una hernia de hiato que puede producir un aumento del reflujo gástrico.

Es frecuente también que la acalasia agravada provoque esofagitis. Ciertos tratamientos como la cirugía barbárica o medicamentos como la aspirina o los antiinflamatorios facilitan la aparición de esta enfermedad.

La debilitación del sistema inmunitario causasa por el VIH o medicamentos como los corticosteroides pueden ser otros puntos de partida para la infección que lleve a la esofagitis.
También se conoce que los hongos, ya sea levaduriformes (como la candidiasis) o virus, como el herpes o el citomegalovirus, son causa habitual de este trastorno.

¿Cuándo es conveniente visitar a un especialista?

Esta hinchazón puede provocar que aparezcan úlceras así como otros síntomas frecuentes en variedad de dolencias a saber: tos, dolor al ingerir alimentos o líquidos, náuseas, vómitos, dolorde garganta, llagas en la boca, estomatitis, halitosis, dolor abdominal, disminución del apetito, ronquera, dolor en el pecho, odinofagia, o fiebre. Consulte con el médico ante la aparición continuada de estos síntomas.

¿Posibles tratamientos?

Dependiendo de la causa el médico tomará la opción pertinente. Si la causa es una infección se recetarán medicamentos que ataquen a la infección. En caso de que sea el reflujo gástrico el que la haya ocasionado, se tratará de reducir o bloquear la producción del líquido ácido.

Si la causa es una cicatrización, es posible que lo más apropiado sea cambiar de dieta. En caso de una eosinofílica, se tratará con estiramientos suaves del esófago y con medicamentos para disminuir los glóbulos blancos del revestimiento del esófago. En cualquier caso, lo más recomendable es que acuda a un especialista para que le diagnostique el tratamiento más adecuado.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información