Escarlatina

La escarlatina es una enfermedad bacteriana que se desarrolla en personas que padecen faringitis estreptocócica. Esta patología resulta llamativa por la aparición de una erupción de color rojo que cubre la mayor parte del cuerpo. La escarlatina viene normalmente acompañada de dolor de garganta y fiebre alta.

La escarlatina es más común en niños de 5 a 15 años de edad. Aunque en la Historia fue considerada una enfermedad grave de la niñez, los tratamientos con antibióticos han hecho que sea menos grave y fácil de curar. Aún así, si no se trata, la escarlatina puede resultar agravada hasta producir afecciones en el corazón, los riñones y otras partes del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de la escarlatina?


Los síntomas que caracterizan la enfermedad de la escarlatina incluyen:

Erupción roja. La erupción se parece a una quemadura de sol y se siente como papel de lija. Por lo general comienza en la cara o en el cuello y se extiende al tronco, los brazos y las piernas. Si la presión se aplica a la piel enrojecida, se volverá pálida.

Líneas rojas. Los pliegues de la piel alrededor de la ingle, las axilas, los codos, las rodillas y el cuello se enrojecen de manera llamativa.

Enrojecimiento de la cara. La cara puede aparecer enrojecida con un anillo pálido alrededor de la boca.

Lengua de fresa. La lengua en general se ve roja y está a menudo cubierta con una capa de color blanco en el principio de la enfermedad.

La erupción y el enrojecimiento de la cara y la lengua suelen durar alrededor de una semana. Después de que estos síntomas hayan disminuido, la piel afectada por la erupción a menudo se pela. Otros síntomas asociados a esta afección, incluyen: fiebre, dolor en la garganta, ganglios linfáticos, náuseas y dolor de cabeza.

¿Cuál es la causa de la escarlatina ?


La escarlatina es causada por el mismo tipo de bacteria que causa la faringitis estreptocócica. En la escarlatina, la bacteria libera una toxina que produce la erupción y la lengua roja.

La infección se contagia de persona a persona a través de gotitas expulsadas cuando una persona infectada tose o estornuda. El período de incubación - el tiempo entre la exposición y la enfermedad - es generalmente de dos a cuatro días.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información