Enfermedad de Meniere

La enfermedad de Meniere es un trastorno del oído interno que causa episodios espontáneos de vértigo - una sensación de un movimiento giratorio - junto con las fluctuaciones de la pérdida de la audición, zumbido en los oídos (tinnitus), y, a veces una sensación de plenitud o presión en el oído. En muchos casos, la enfermedad de Meniere afecta sólo un oído.

Las personas de entre 40 y 50 años son más propensas que las personas de otros grupos de edad a desarrollar la enfermedad de Meniere, pero puede ocurrir en cualquier persona, incluso niños, padezcan esta enfermedad.

Aunque la enfermedad de Meniere se considera una condición crónica, existen diversas estrategias de tratamiento que pueden ayudar a aliviar los síntomas y minimizar el impacto a largo plazo de la enfermedad en su vida.

¿Cómo son los inicios de la enfermedad?


Los principales signos y síntomas de la enfermedad de Meniere son:

Episodios recurrentes de vértigo. El vértigo es similar a la sensación que experimenta si usted se hace girar alrededor rápidamente varias veces y deja de hacerlo repentinamente. Los episodios de vértigo se presentan sin previo aviso y por lo general duran 20 minutos hasta dos horas o más, hasta 24 horas. El vértigo severo puede causar náuseas y vómitos.

Pérdida de audición. La pérdida de audición en la enfermedad de Meniere puede fluctuar, especialmente al comienzo del curso de la enfermedad. Con el tiempo, la mayoría de las personas experimentan algún grado de pérdida de audición permanente.

Zumbido en los oídos. El tinnitus es la percepción de pitidos, zumbidos, rugidos o silbidos en el oído.

Sensación de plenitud en el oído. Las personas con la enfermedad de Meniere se sienten a menudo plenitud auditiva o aumento de la presión en el oído.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Meniére?


La causa de la enfermedad de Meniere no se entiende bien. Parece ser el resultado del volumen anormal o la composición de líquido en el oído interno.

El oído interno es un conjunto de pasajes y cavidades conectadas llamadas laberinto. El exterior del oído interno está hecho de hueso (laberinto óseo). En el interior es una estructura suave de membrana (laberinto membranoso) que es una versión ligeramente más pequeño, de forma similar del laberinto óseo. El laberinto membranoso contiene un líquido (endolinfa) y se alinea con los sensores capilares que responden al movimiento del fluido.

A fin de que todos los sensores en el oído interno para funcionar correctamente, el fluido necesita retener una composición de volumen, presión y química determinada. Los factores que alteran las propiedades de fluido del oído interno pueden ayudar a conocer la causa de la enfermedad de Meniere.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información