Bursitis

La bursitis es una condición dolorosa que afecta a unos pequeños sacos llenos de líquido, llamados bursas, que amortiguan los huesos, los tendones y los músculos alrededor de las articulaciones. La bursitis sucede cuando estas bolsas se inflaman.Los lugares más comunes para la bursitis son en el hombro, el codo y la cadera. Pero también se puede tener bursitis en la rodilla, el talón y la base del dedo gordo del pie. La Bursitis a menudo se produce cerca de las articulaciones que realizan movimientos repetitivos frecuentes.

El tratamiento suele incluir reposo en la articulación afectada y protección de la zona. En la mayoría de los casos, el dolor de bursitis desaparece en unas pocas semanas con el tratamiento adecuado, pero los brotes recurrentes de la bursitis son comunes.

¿Cuáles son los síntomas de la Bursitis?


Si usted tiene bursitis, la articulación afectada puede sentirse adolorido o rígido, este dolor puede ser más acusado cuando se mueve o se presiona, también puede aparecer inflamado y enrojecido.

Se recomienda consultar a su médico si usted tiene dolor en las articulaciones, en especial si se prolonga durante más de una a dos semanas, hinchazón excesiva, enrojecimiento, cardenales o sarpullido en la zona afectada, dolor agudo especialmente al hacer ejercicio.

¿Cuáles son las causas de la Bursitis?


La enfermedad de la bursitis es por lo general el resultado de un movimiento repetitivo o una postura que acaba irritando las bolsas alrededor de una articulación. Los ejemplos incluyen: lanzar o levantar algo por encima de la cabeza repetidamente, apoyarse en los codos durante largos períodos, permanecer de rodillas de manera prolongada para tareas como poner la alfombra o fregar pisos o estar sentado durante largos períodos, especialmente en superficies duras

Otras causas incluyen lesión o trauma en la zona afectada, la artritis inflamatoria, como la artritis reumatoide, gota, y la infección.

¿Posibles tratamientos de la Bursitis ?


El tratamiento de la bursitis generalmente implica medidas como reposo, hielo o analgésicos. Si las medidas no funcionan, el tratamiento puede incluir:

Medicación. Si la inflamación en su bursa es causada por una infección, el médico puede prescribir un antibiótico.

Terapia. El médico puede recomendar la terapia física o ejercicios para fortalecer los músculos de la zona afectada para aliviar el dolor y prevenir la repetición.

Inyecciones. Su médico puede inyectar un medicamento corticosteroide en la bolsa para aliviar la inflamación en su hombro o cadera. Este tratamiento generalmente trae alivio rápido del dolor y, en muchos casos, una inyección es todo lo que necesita.

Dispositivo de asistencia. El uso temporal de un bastón u otro dispositivo ayudará a aliviar la presión sobre la zona afectada.

Cirugía. A veces una bursa inflamada debe ser drenada quirúrgicamente.
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información