Anorexia nerviosa en los niños

La anorexia nerviosa en niños es un tipo de trastorno alimenticio a través del cual el niño se nieva a comer. ¿Cuáles son las causas de la anorexia nerviosa en niños?Las causas de este tipo de trastorno son muy diversas y dependerá fundamentalmente de la edad del niño ya que cuando tienen edad de pensar por si solos, la apariencia comienza a ser un problema, sobre todo en aquellos niños que sufren de sobrepeso y de maltrato por parte de sus compañeros por ello.

Generalmente existen causas psicológicas como puede ser problemas en el entorno familiar o con alguno de los integrantes en particular. Si existe un hermano o incluso la propia madre que ha sufrido o sufre de anorexia, el niño puede intentar imitar esa conducta creyendo que se trata de algo normal y que debe seguirlo porque lo hacen sus mayores.

Otra de las causas de la anorexia nerviosa en niños es como consecuencia de otro tipo de enfermedad que haga que el niño no tenga hambre, ya sea por el consumo de una medicación o porque es un síntoma que no se pasará hasta que no se cure esa otra patología.
Los malos hábitos de alimentación o un trastorno en el desarrollo físico pueden conducir sin duda a una anorexia indebida.

¿Cuando es conveniente visitar a un especialista?

Una vez que se detecta que el hecho de no querer comer es algo frecuente  y no de una situación puntual, entonces, se debe acudir a un pediatra para que pueda evaluar la situación. Acudir a tiempo puede hacer que la anorexia se cure cuanto antes, ya que el hecho de que el niño no quiera comer genera mucho estrés en los padres que inevitablemente es trasladado al niño y por ende complica más la situación.

Una vez que se está con el especialista, este realizará un examen físico del niño así como también puede enviar pruebas diagnósticas complementarias para eliminar cualquier otro tipo de patología distinta a la anorexia.
Posibles tratamientos

En el momento en que se diagnostica anorexia nerviosa, comienza un tratamiento específico a través del cual se intentará hacer una re-educación de los hábitos alimenticios. Generalmente se trabaja en conjunto con una terapia psicológica en donde se le explica la importancia de los alimentos para su cuerpo y se intenta eliminar esos pensamientos dañinos que pueden existir en la mente del niño. En muchos casos el tratamiento también incluye terapia de grupo con la familia, sobre todo, en los casos en que es el entorno o situaciones particulares que se viven los causantes de la patología.

Cuando la anorexia nerviosa del niño es muy severa se puede llegar a recomendar la hospitalización en un centro especializado de trastornos alimenticios.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información