Anorexia

La anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio complejo que se caracteriza principalmente por el rechazo a mantener un peso corporal saludable, un miedo intenso a ganar peso y una imagen corporal distorsionada de uno mismo.Debido a este temor a engordar, el paciente no acepta la forma natural de su cuerpo, de manera que la alimentación y las comidas llegan a provocar grandes cuadros de estrés. La vida se convierte entonces en una incesante búsqueda por la delgadez y la pérdida de peso.

La anorexia, a pesar de ser una enfermedad que tarda en admitirse, es un trastorno alimentario grave y potencialmente mortal, por lo que cuanto antes se acepte el problema antes se podrán poner los medios para sanarse. Afortunadamente, la recuperación es posible. Con el tratamiento y el apoyo adecuado, se puede acabar con este trastorno autodestructivo, recuperar la salud y la seguridad en uno mismo.

¿Qué señales nos indican el principio de este enfermedad?


El comportamiento de la anorexia es fácil de identificar, pero es importante no confundirlo con una dieta saludable, con, que se diferencia principalmente de la anorexia en que la persona que lleva a cabo un intento de controlar el peso convenientemente, no sólo basa su autoestima en la imagen corporal y en que la pérdida de peso se entiende como una forma de mejorar su salud y apariencia.

Así bien, los principales signos de la enfermedad abarcan: hacer dieta a pesar de ser delgada, tener obsesión con las calorías, los gramos de grasa y la nutrición, rituales alimentarios extraños, dramática pérdida de peso, sensación de sentirse con sobrepeso a pesar de tener bajo peso, fijación sobre la imagen corporal, duras críticas a la apariencia, uso de píldoras de dieta, laxantes o diuréticos, vomitar después de comer…

¿Cómo afecta esta enfermedad?


La restricción calórica severa tiene efectos físicos graves. Cuando su cuerpo no obtiene el combustible que necesita para funcionar normalmente, entra en modo de hambre y ralentiza para conservar energía. En esencia, su cuerpo comienza a consumirse a sí mismo. Si uno mismo-hambre continúa y más grasa corporal se pierde, las complicaciones médicas se acumulan y su cuerpo y la mente pagan el precio.

Algunos de los efectos físicos de la anorexia incluyen: cambios de humor severos, depresión, falta de energía y debilidad, pensamiento lento, mala memoria, piel amarillenta seca y uñas quebradizas, estreñimiento y distensión abdominal, caries dental y daño de las encías, mareos, desmayos y dolores de cabeza, crecimiento de vello en todo el cuerpo y la cara…
Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información