Anemia en la infancia

La anemia en la infancia es la disminución de los glóbulos rojos en la sangre. Estos glóbulos son los encargados de trasladar el oxígeno a todos los órganos para lo cual hace uso de la proteína llamada hemoglobina. Cuando esta proteína es más baja de lo normal, entonces se está sufriendo de anemia en la infancia.

 ¿Cuáles son las causas de  la anemia en la infancia?
La anemia en la infancia suele aparecer frecuentemente por la falta de hierro en la sangre, un mineral necesario para la formación de la hemoglobina. Esto puede suceder porque no se come la cantidad suficiente de alimentos ricos en hierro. También puede aparecer como consecuencia de otro tipo de enfermedad como lo es una enfermedad parasitaria intestinal o alguna infección, problemas en los tumores, leucemia, tuberculosis. En los niños menores a 1 años, cuando se bebe leche entera de vaca podría llegar a ser la consecuencia concreta de la pérdida de glóbulos rojos generando así la anemia.
Como otro tipo de causas también hay que tener en cuenta que algunos antibióticos, cuando se consumen por largos períodos de tiempo pueden causar anemia así como también la falta de vitamina B12.

¿Cuando es conveniente visitar a un especialista?
Será necesario acudir a un médico especialista, como lo es un pediatra cuando se note que existe una mayor frecuencia cardíaca en el niño, que tenga muy pálida su cara, pierda el apetito, o se le note que hay un cansancio general o falta de energía. También es frecuente que la anemia infantil se presente como somnolencia.
 
El pediatra evaluará al niño y realizará una exploración física para observar cuáles son sus problemas y posibles causas. Para no tener dudas al respecto también pedirá un análisis de sangre con el que poder ver los datos de hemoglobina en la sangre. También preguntará a los padres sobre los hábitos alimenticios del niño y su conducta genera.

Posibles tratamientos de la anemia infantil.
 En el momento en que el pediatra afirme que se trata de anemia, solicitará una nueva dieta equilibrada que sea rica en nutrientes para devolverle aquellos minerales y proteínas que le faltan al niño tales como puede ser la vitamina B12 o el hierro, los que están presentes en carnes rojas y vegetales verdes.

Además de ello, se le enviará una medicación vía oral que también contenga hierro y algún otro tipo de vitamina con el fin de acelerar la recuperación. Puede que este sea un complemento vitamínico u otro.

Pasado un período de tiempo determinado se le volverá a realizar los exámenes de sangre para comprobar que la hemoglobina está equilibrada y que por ende la anemia infantil ha desaparecido.

Si la anemia fuera severa o se presenta junto con otro tipo de patología como lo es la neumonía o el asma, se podrían implementar otro tipo de tratamientos como lo es la transfusión de sangre.

Leer más
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar Más información